download theme

Bonus for new user http://bet365.artbetting.gr 100% bonus by bet365.

bet365.artbetting.co.uk

A+ A A-

VIVIR LA VIDA COMO UNA LEONA Destacado

Delfina Merino acaba de ser elegida como la Jugadora FIH del Año. Al recibir el premio a principios de este mes en Berlín, la delantera argentina y actual capitana se mostró visiblemente feliz. Rápidamente negó la comparación con la última jugadora argentina que ganó el premio, Luciana Aymar: "No, no, Luciana lo ha ganado ocho veces, yo, solo una vez".

Sarah Juggins para PAHF

 

"Estoy como loco, ya sabes a qué me refiero", dijo el padre de Delfina, Gabriel, antes de hablar del enorme orgullo y amor que sintió cuando la vio recibir el premio. "No, no lo entrevistes", dijo Delfina en broma, alejándose con vergüenza. Gabriel habló de la forma en que el hockey siempre ha sido parte de la familia Merino. La relación entre padre e hija era obvia y también está claro que el apoyo de familiares y amigos es un factor muy importante en el éxito de Delfina.

Recuerda estar de pie al costado del campo de juego: una niña de cinco años con un palo en miniatura, primero su madre y luego su padre en partidos de clubes en el Banco Provincia, el mismo club que juega Delfina actualmente. También está profundamente orgullosa de su hermano Gonzalo el cual actualmente forma parte del equipo nacional masculino y represento a Argentina en la ultima Copa Panamericana en Lancaster.

Sus amigos también son importantes. "Pienso en cosas de vez en cuando, cuando tengo que perderme fiestas o no puedo celebrar cumpleaños con amigos, me doy cuenta de que tengo grandes amigos porque nunca me presionan. Si no puedo salir porque debo entrenar ellos me lo respetan y me apoyan. Nunca dicen 'oh, vamos Delfi', sino todo lo contrario "vos debes irte a dormir y mañana debes ganar '. Cuando haces ese tipo de sacrificios en tu vida social, es importante que tus amistades entiendan el porque."

Cuando tenía 21 años, Delfina tomó la decisión de dejar el grupo familiar muy unido y la red de amigos para jugar al hockey en los Países Bajos. Argentina acababa de ganar el oro en la Copa Mundial de 2010. "Ha sido una gran preparación para la Copa del Mundo", dice Delfina. "Agustina Soledad García ya estaba jugando en Europa para el club holandés Stichtse y siempre la había admirado, así que decidí ir también. En ese momento realmente quería salir de mi zona de confort y probar algunas cosas nuevas. Hice grandes amigos y fue una gran experiencia".

La estructura de los clubes en Holanda es la envidia del mundo del hockey y Delfina la pasó muy bien jugando para el club Hoofdeklasse [división de primera división]. Para un jugador con la habilidad de Delfina, la oportunidad de jugar semana tras semana para un club que tiene siete campos de juego de agua y junto a los mejores jugadores del mundo era algo que no se podía pasar por alto.

"Hay una estructura tan diferente en los Países Bajos", explica Delfina. "En mi club en Argentina ni siquiera tenemos un campo de juego, alquilamos uno y jugamos con base de arena. En Holanda, los clubes tienen seis o siete campos de juego de agua ".

Delfina regresó a Europa después de los Juegos Olímpicos de Río 2016. Argentina había terminado en una humilde séptima posición y, según explica, "solo necesitaba un poco de aire fresco en mi cabeza". No estaba cansada del hockey, pero había mucha presión y solo necesitaba espacio para concentrarme solo en mí y en mi hockey ".

El club también arregló que Delfina trabaje a tiempo parcial con un bufete de abogados especializado en derecho deportivo. Esta fue la combinación perfecta de trabajo y hockey. Sin Soledad García en el club, Delfina estaba sola. Su novio viajó con ella durante las primeras semanas, pero luego ella estaba viviendo como una nativa holandesa, trabajando durante el día y entrenando y jugando en su tiempo libre. Fue solo el descanso que necesitaba y volvió fresca y lista para la temporada internacional de 2017.

Para 2018, sin embargo, toda la atención de Delfina se centra en un objetivo. La Copa del Mundo en Londres. Argentina ganó la copa por última vez en 2010, y se llevó el bronce en 2014. El equipo ha cambiado de forma irreconocible desde entonces, aunque las co-capitanas Belen Succi y Delfina permanecen. Conseguir una nuevo titulo con las Leonas está muy presente en la mente de Delfina.

"Para Belén y para mí, el desafío es transmitir a las chicas cómo funcionan las cosas, dentro del campo pero también fuera del campo.

"Ser un Leona en Argentina no es solo llevar la camiseta y ser un buen jugador, sino también contar con diferentes valores e incorporar diferentes formas de vida. Las cosas que haces o no haces. Tenemos que mostrar nuestros valores constantemente a través de nuestro comportamiento. No se trata simplemente de decir "deberías hacer esto, o deberías hacer eso": también debemos mostrar el camino ".

Delfina se apresura a decir  : “ser una Leona no esta tallado en una piedra” . Se da cuenta de que las jugadoras llegan al equipo con ideas individuales y valores diferentes. Pero solo serán elegidas si el cuerpo técnico acepta esos valores y cree que se pueden amoldar al resto del equipo. La pasión y el compromiso con Las Leonas tiene que ser una sintonía grupal.

"Tenemos que sentir las cosas. Si no lo sentimos adentro, es difícil ser una Leona. Sin embargo, es un desafío para nosotras. Hemos estado en el equipo por mucho tiempo y la generación que viene ha cambiado mucho. Tal vez hay una forma diferente de transmitir cosas a los jugadoras más jóvenes.

"En mi caso, cuando forme parte por primera vez de las Leonas había muchos jugadores que habían estado allí por un tiempo, simplemente ingresamos como un par de jugadores jóvenes y rápidamente aprendimos cómo ser una Leona. Ahora hay muchos jugadores más jóvenes que aportan sus propios valores y eso es muy bueno, realmente me gusta su energía ".

Un desafío al que se enfrentan Delfina y Belén es conocer a las jugadoras más jóvenes. Es una de las razones por las que jugar en Europa esta descartado por el momento. "Necesito estar en Argentina porque necesito sentir que realmente conozco a los miembros del equipo. Para ser parte de todo. No puede esperar conocer a las jugadoras si estoy en el extranjero y solo regreso para torneos. Quiero conocer a las jugadoras, sus padres y sus familias ".

Entonces, con un premio a la Jugadora del Año en tu estante de trofeos y un Mundial proximo, ¿aún no hay peligro de que Delfina se retire?

"Nunca he sentido que he terminado con todo esto. Nunca tuve esa sensación pero, por supuesto, a veces, cuando realmente estoy cansada y estoy en la universidad y siento que se me cierran los ojos pienso: "Dios mío, ¿qué estoy haciendo?" pero esos son lapsos raros. Cuando los tenga todo el tiempo, sabré que es hora de parar.

"Miro hacia atrás al final de cada temporada y me pregunto: 'Valió la pena', y cada temporada pienso ' sí, eso valió la pena.' Es importante recordar que hagas lo que hagas en la vida, hay momentos en los que es más difícil y más estresante, pero así es la vida. Si nos vamos de Londres con una medalla de oro, entonces todo el trabajo duro definitivamente valio la pena ".

Valora este artículo
(0 votos)
volver arriba